04062020Headline:

Asalto en Rucanelo: la banda de los Escobar tiene antecedentes por robos a blindados y joyerías

La banda de la familia Escobar está detrás del asalto a un campo del pueblo de Rucanelo. Cayeron seis de los atracadores, aunque los investigadores están analizando la posibilidad de que hayan participado más.

Se la conoce como la Banda de la Familia Escobar, un poderoso grupo que actúa en la ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires y en diversas provincias. Y sus integrantes tienen decenas de antecedentes penales y pasos por las cárceles de todo el país: asaltos a blindados, a casinos y joyerías, confiaron fuentes policiales a Diario Textual.

Los «pesados» también han sido implicados en robos menores. Por ejemplo, uno de los acusados del asalto en Rucanelo, Carlos Horacio Escobar Reta, tuvo una causa en Pico hace casi 12 años: lo acusaron en 2008 de haber robado 250 pesos del Registro Automotor II de General Pico.

La Fiscalía había pedido un año de prisión para Escobar, pero finalmente fue absuelto por el beneficio de la duda.

Una particularidad: el testimonio de un conocido abogado, que ahora es un alto funcionario judicial, ayudó a hacerlo zafar. Ese abogado, de Pico, declaró que la Policía hizo la requisa del automóvil de Escobar sin autorización judicial. Ese dato, más otros de la causa que evidenciaron la negligencia policial, logró derribar la acusación.

Por lo pronto, ahora los seis acusados del asalto al campo de la familia Farías están detenidos en diferentes comisarías de la provincia.

Ya fueron acusados formalmente por los fiscales de los delitos de “Robo agravado en poblado y en banda” y “Privación ilegítima de la libertad”.

Se espera que en las próximas horas se realicen ruedas de reconocimiento y se abran los teléfonos celulares secuestrados. Ahí podría haber pistas sobre el atraco.

El asalto ocurrió el sábado 22, por la tarde. Los delincuentes llegaron al campo en una camioneta -Amarok- y dos autos -Peugeot 2008 y 308-, que dejaron en la calle de ingreso. Se presume que tres fueron hasta la casa, caminando unos 2000 metros, y otros tres quedaron en los vehículos.

Los delincuentes irrumpieron pasadas las 14 horas en la casa de la familia, luego de romper una puerta. Allí se encontraba el dueño del campo, de 57 años, junto a un primo de 45. Habían terminado de comer.

Maltrataron e incluso golpearon al productor rural. La víctima no vio que portaran armas.

El productor dijo, ante los policías, que creía que le habían llevado unos 200 mil pesos y 20 mil dólares, más joyas. Finalmente, según la requisa, el monto de dinero fue de 240 mil pesos y 10 mil dólares.

Los dos quedaron maniatados. Pero lograron zafar y avisar a un vecino, que tiene una casa a menos de mil metros del lugar.

Ese vecino, además, ya había observado movimientos extraños en el campo. Por eso llegó a avisar a la Policía de Rucanelo que había tres vehículos estacionados en el ingreso al predio. Así, un patrullero de ese pueblo se acercó al lugar. Cuando llegó, ya los tres vehículos se habían movido del sitio. Y habían abandonado, en el campo, a tres de los asaltantes. Quedaron a pie para tratar de escapar, en medio del monte de caldén.

Los tres asaltantes se comunicaban con el conductor de la Amarok a través de handys, dijeron investigadores a Diario Textual. Pero el de la pickup, ante la presencia de un patrullero, decidió no esperar más y fugarse.

El policía de Rucanelo pidió refuerzos a Castex y fue en búsqueda de la camioneta, a la que logró detener en un camino vecinal cuando pretendía fugarse para la zona de La Maruja. Atrapó al conductor a unos 20 kilómetros del campo.

Los dos autos, en tanto, fueron detenidos por la Policía de Castex en la ruta 102, entre Conhelo y Rucanelo, a unos 65 kilómetros del asalto. Allí cayeron otros dos integrantes de la banda.

Finalmente pasadas las 22 horas del sábado fueron detenidos los tres prófugos. ¿Cómo los encontraron? Uno de ellos, cansado, llegó a pedir agua a un vecino de Rucanelo. Este le preguntó de dónde venía y, cuando fue a buscar agua, el asaltante salió corriendo. El vecino alertó a los uniformados que, con perros, lograron dar con las huellas y luego los detuvieron.

FUENTE TEXTUAL

Compartir

Artículos recientes