09212019Headline:

Bartolome Luchino, una vida de metalúrgico

Hoy se celebra el día del metalúrgico en nuestro país y hablar de metalúrgico en Eduardo Castex es decir don Bartolomé Luchino que hace casi seis décadas está trabajando con sus productos en la provincia de La Pampa como también en el sur y centro del país.

Sobre la calle Rivadavia don Luchino trabaja todos los días en su tradicional taller ubicado sobre la calle Rivadavia, junto a él trabajan 4 empleados más que elaboran todo tipos de accesorios, repuestos y autopartes.

Bartolomé Luchini nació en 1930 y desde el 1960 trabaja en este oficio que la sabe como pocos. En dialogo con esta corresponsalía nos decía, “hoy tengo 89 años y mientras la salud me lo permita seguiré trabajando en esto”.

“Mis comienzos fueron con un taller de chapa y pintura para autos pero con el tiempo se me dio la posibilidad de fabricar las parrillas para las camionetas Ford modelo 71, 72 y las vendíamos en gran parte en Capital Federal, es algo que seguimos haciendo en la actualidad como los cubre carter, si bien algunos autos ya lo traen otros los fabricamos nosotros y los vendemos en Bahía Blanca, Córdoba, Venado Tuerto, San Rosa y General Pico, además de varias localidades de esta provincia”

Consultado sobre cómo fue cambiar de tener un taller de chapa y pintura a realizar autopartes expresó, “ y no fue fácil porque necesitábamos algunas herramientas por ejemplo una guillotina para cortar chapas y esa la compramos a un señor en la provincia de Córdoba que él las fabricaba, luego seguimos con una plegadora cuando no fue un poco mejor y otras más, las comprábamos en San Francisco provincia de Córdoba, era un hombre como nosotros que las fabricaba y luego anexamos más herramientas”

Luchino se supo amoldar al cambio de tecnología y a los nuevos mercados, casi 60 años pasaron desde que comenzó a trabajar en este rubro y pasó por todo tipo de gobiernos y crisis. Ante ello dijo, “entre los galpones y talleres son unos 1500 metros cuadrados que usamos para trabajar, contando el local de atención al público. Legué a tener 12 empleados pero todo cambió en los 90 cuando estaba Menem de presidente que abrió la importación y eso nos afectó, ahí tuve que despedir a varios chicos que trabajaban”

Consultado por cómo está atravesando estos cambios económicos en el país nos decía, “ya pase muchas crisis y la verdad que siempre me supe mantener dentro de un parámetro, cuando tuve que invertir en materiales, infraestructura o herramientas lo hice y cuando me tuve que ir al maso también, uno tiene que saber cuando puede hacer algo o no. En la actualidad hay trabajo pero tenemos un rubro amplio, por ejemplo nosotros fabricamos repuestos o autopartes que no se consiguen de una cosechadora, se rompió algo y no hay donde comprarlo nosotros lo fabricamos y tratamos de darle una solución a los clientes”.

Al finalizar la entrevista le preguntamos cómo había aprendido el oficio y con una sonrisa contestó, “por necesidad, simplemente por eso”

Compartir

Artículos relacionados