09252018Headline:

“Ciclón bomba” en Estados Unidos: pronostican que las temperaturas seguirán bajando hasta los -30 grados


La ciudad de Nueva York y sus alrededores sufrieron este viernes la tormenta de nieve más intensa de la temporada, bautizada ya como ‘Grayson’. Este fenómeno viene de la mano del llamado “ciclón bomba”, que trajo además vientos huracanados y ahora promete plantar temperaturas por debajo de los 30 grados bajo cero desde Filadelfia hasta Boston; un azote que se extenderá durante el fin de semana.

La tormenta comenzó hace unos días en el Golfo de México y azotó inicialmente el Florida Panhandle. Para el jueves, causaba caos y ventiscas y estados de emergencia a lo largo de la costa este, con ráfagas de viento de 113 km/h (equivalentes a un huracán de categoría 1) en algunas partes y acumulaciones de hasta 46 centímetros de nieve.
La tormenta obligó a cerrar escuelas y negocios, cancelar o reducir servicios de aviones y trenes y numerosos apagones. Algunos servicios de ferry fueron cerrados en la costa canadiense.

En el sur estadounidense, el frío obligó a colocar baños portátiles en las afueras del Capitolio de Mississippi luego que se quebrasen tuberías y en Florida las iguanas se volvieron rígidas y se cayeron de los árboles.

Muchas zonas del estado de Nueva York permanecen en situación de emergencia por las extremas temperaturas. La borrasca obligó a cancelar vuelos el jueves, pero este viernes algunas terminales habían vuelto a operar.

El aeropuerto JFK de Nueva York, uno de los principales puntos de entrada a Estados Unidos, reanudó este viernes sus operaciones.

La terminal aérea indicó que todos los vuelos se reanudarían a partir de las 9 de la mañana hora argentina (7.00 hora local), aunque pidió a los pasajeros que confirmen con las aerolíneas por posibles retrasos o reprogramación de los viajes.

También quedaron restablecidas anoche las operaciones en el aeropuerto de LaGuardia, que solo tiene vuelos nacionales, y que también había suspendido sus operaciones por el fuerte temporal de nieve y viento.

Aun así, sigue habiendo numerosas cancelaciones de vuelos a lo largo del este viernes, que afectan no sólo a los aeropuertos de JFK y LaGuardia, sino también a la terminal aérea de Newark, en el estado vecino de Nueva Jersey, que también sirve a Nueva York.

En Nueva Inglaterra, poderosos vientos causaron inundaciones costeras que llegaron a niveles históricos en algunas comunidades, donde el agua helada cubrió muelles, calles e inundó restaurantes, además de obligar a rescatar a personas varadas.

Siete muertos

Aunque en Nueva York no se informó de víctimas mortales, en otras zonas del país donde afectó el temporal con menor intensidad, fuentes oficiales dieron cuenta anoche de la muerte de siete personas.

Cuatro personas murieron en Carolina del Norte y Carolina del Sur luego que sus vehículos se salieron de carreteras nevadas, dijeron las autoridades. Otra muerte fue reportada cerca de Filadelfia, luego que un auto no pudo frenar al final de una calle empinada y helada y chocó con un tren. Un pasajero en el vehículo murió.

En Virginia, una niña fue atropellada por una camioneta cuando iba en su trineo y un hombre de 75 años fue atropellado por una limpiadora de nieve. Ambos murieron a causa de sus heridas.

“Esta es una tormenta muy muy severa, con fuertes vientos y bajas temperaturas”, afirmó el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, al proporcionar un primer balance del impacto de ‘Grayson’ en una conferencia de prensa.

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo declaró el estado de emergencia en varias zonas del estado, incluida la ciudad de Nueva York, poco después de que el temporal comenzara a castigar la región.

Esa medida le permite a las autoridades del estado adoptar decisiones que se antepongan a las de las administraciones locales, así como disponer de poderes especiales para luchar contra el temporal sin necesidad de aprobación legislativa. “No es una tormenta de nieve normal, es una tormenta de nieve más vientos de gran velocidad, que crean una situación grave”, afirmó Cuomo en una rueda de prensa.

“Es casi imposible limpiar las autopistas cuando tienes esos vientos que vuelven a traer nieve sobre las rutas”, afirmó Cuomo, quien avisó que hoy, y mañana sábado la temperatura seguirá bajando.

Las previsiones indican que la sensación térmica puede caer hasta los -29 grados centígrados por las bajas temperaturas y los vientos helados, especialmente el viernes por la noche y en la madrugada del sábado.

Fuente: agencias

Compartir

Artículos recientes