10212017Headline:

De Springfield a Buenos Aires: la legendaria taberna de Moe se mudó al conurbano

Decir Los Simpsons es decir la taberna de Moe.

Es la cueva legendaria y bellamente decadente —propiedad del personaje Moe Szyslak—, que es el refugio de Homero, de Barney Gómez -el mejor cliente, claro- y de otros miembros de la comunidad de Springfield, un antro que funciona como símbolo crítico del “american dream”, el sueño americano.

Y ahora esa taberna, lugar épico de la ficticia Springfield, se mudó a Ituzaingó y en forma de bar estructuralmente idéntico.

Así lo mostró la foto que el dueño de la idea, el vecino Damián Díaz (35), subió ayer a su cuenta de Facebook a las 18.15 y que explotó en las redes en sólo 24 horas.

 

La idea, en rigor, surgió de Damián Díaz hace seis meses, pero el que se encargó de la estructura fue su padre, Rubén Díaz, que es arquitecto.

El lugar que utilizaron —ubicado en las calles Martín Rodríguez y Laprida, a unas diez cuadras del centro— era una propiedad de locales viejos que había comprado Rubén y que, tras conocer la idea de su hijo, encajó perfecto para convertirse en la famosa taberna.

 

En diálogo con Clarín, Damián Díaz —sorprendido por convertirse en noticia de la noche a la mañana— cuenta que en medio de la viralización de la foto (tuvo 600 me gusta, más de 300 compartidos, 130 comentarios) todo se volvió una confusión porque parecía que el lugar ya estaba funcionando, y eso recién va a pasar en unos dos meses. Díaz ya había tenido otras experiencias con bares dentro de Ituzaingó.

Y que hasta desde la Municipalidad, ante tamaña difusión, se comunicaron con él para reclamar que no tenía habilitación. La aclaración fue sencilla: solamente está terminada la fachada, adentro aún está vacío y en la semana comenzarán los trámites de habilitación.

¿Cómo va a ser la taberna por dentro? Idéntica a la de Moe, por supuesto.

Va a tener la misma decoración, con el objetivo de convertirse en un bar temático de Los Simpsons. ¿Un adelanto? Habrá un teléfono para recibir llamadas conectado a un altoparlante, emulando las llamadas burlonas de Bart a Moe. También muñecos, souvenirs, la cerveza Duff.

Otra: en el techo habrá gigantografías de “Los Borbotones”, la banda de Homero, Barney, Apu y Skinner (el jefe Gorgory fue expulsado) que era una parodia-homenaje a Los Beatles y cuya mítica escena de la azotea remitía al último concierto de los cuatro de Liverpool en una terraza Londres.

“Miro a los Simpsons desde que puedo mirar la tele, soy de los que lo miran cuando los engancha en la tele”, cuenta Damián. Pero aclara: “Me encantan, pero no soy fanático ni la idea surgió por fanatismo. Sabía que no había nada así en la zona, que no iba a ser difícil de armar y que podía salir algo copado. Pensé que iba a tener repercusión, ¡pero no tanta!”.
¿Hay otra taberna así en Argentina? “Habría, aparentemente, una muy chica en Rosario —dice Damián Díaz y sigue— pero seguro que no con estas condiciones. Incluso el que hay en Disney tiene un cartel en la fachada que no es como el original, que sí lo tenemos acá. Como la de taberna de Ituzaingó te aseguro que no hay”.

La taberna de Moe del ‘conur’, finalmente, tendrá una particularidad más: no está en un lugar gastronómico ni céntrico, sino en una zona tranquila de barrio. Para ir, cuando sea inaugurado, deberá ser con reserva previa.

Ahora sí tenemos más argumentos para decir: No hay nada mejor para un argentino que otro… capítulo de los Simpsons.

Clarín

Compartir

Artículos recientes