10212017Headline:

El “Haras Alborada” fue premiado como uno de los mejores del país

Días atrás, en el hipódromo de La Punta de la provincia de San Luis, se entregaron premios a los criadores de caballos de carrera con mayor relevancia en el país.


En un nuevo aniversario de este hipódromo, considerado el mejor del interior, resultó electo el Haras Alborada, de la familia Brandemann, un ícono en la crianza de caballos de carreras dentro de La Pampa. Esta corresponsalía dialogó con Mariana Brandemann, integrante del emprendimiento, quien expresó lo vivido en la noche del sábado en tierra puntana.

“En cada aniversario del hipódromo de La Punta se realiza la entrega de premios llamados Laffue, la intención es reconocer a los caballos en diferentes categorías que corrieron en ese lugar, también a jockeys y cuidadores. A nosotros nos tocó el premio como Haras, es decir de criador exactamente y nuestro grupo está muy orgulloso de este premio”.

Si bien la familia Brandemann estaba ternada solamente como ‘criador de caballos de carreras’ a través del Haras Alborada, recayeron en ellos varios premios más.

“Compartimos ternas con haras importantes de otros lugares del país, era muy complicado poder ganar, pero durante el año corrió el caballo criado por nosotros ‘Un Pionero’ en diferentes distancias, en 1000, 1600, y ganó algunas carreras, estuvo nominado a ‘Caballo del Año’ y luego lo dueños lo retiraron y volvió al haras como padrillo y se llevó el premio. También a la familia que lo cuidaba en San Rafael, ellos se llevaron una distinción como grupo, pero la gran sorpresa fue que el premio mayor fue elegido por la gente a través de una encuesta y es una alegría. Pero el Laffue de Oro es seleccionado por los organizadores y Haras Alborada fue el ganador”, dijo Brandemann que destacó la labor de todos los trabajadores en el establecimiento de su familia.

El hipódromo puntano toma una relevancia importante año tras año. Después del de San Isidro, Palermo y La Plata es el mejor de todos, por ende las mejores carreras del interior del país se realizan allí, jerarquizando los premios. La entrevistada narró que el trabajo con los caballos de carreras es demasiado artesanal y no se puede reemplazar con tecnología lo que hace el ser humano. “Es imposible reemplazar el trato personalizado a cada caballo, lo que llevó a que muchos haras se hayan desarmado por las cargas impositivas que implica, no es para nada fácil mantener una industria y en nuestra localidad nos pegan muy de cerca las inundaciones. De hecho, en el remate que hicimos este año, nosotros tenemos un padre potrillo de destete y como había llovido esa semana, no se pudo sacar para mostrar y, por ende, no se vendió. En nuestra provincia hay una gran industria de caballos, de Polo, Criollos de trabajo como en Arata, Trenel, Metileo siendo un trabajo constante con un movimiento grande”, concluyó.

La Reforma

Compartir

Artículos relacionados