08182018Headline:

El hombre que vive en un castillo de arena desde hace 22 años

Con el regreso del buen tiempo vuelven los días de playa. Seguro que mientras estás relajado en la arena, escuchando el sonido de las olas, en tu cabeza aparece un sueño que casi todo el mundo ha tenido alguna vez. ¿A quién no le gustaría tener una casa en primera línea de playa y disfrutar de esa sensación casi todos los días del año? El problema, por supuesto, es el altísimo precio que suelen tener esas viviendas. Para todo el mundo menos para Marcio Mizael Matolias, que no paga nada por vivir en la mismísima orilla.


El blog Quartz nos cuenta la curiosa historia de este hombre, a quien muchos conocen como ‘El Rey de la Playa’. No es para menos. Marcio puede presumir de disfrutar de una residencia en la playa de Barra da Tijuca (Río de Janeiro, Brasil) desde hace 22 años. No una residencia cualquiera, sino un auténtico castillo, por el que además no ha pagado ni un solo euro. ¿Cómo lo ha conseguido? Construyendo su palacio con arena. Un impresionante edificio que cuida a diario y que es la envidia de todo el mundo.
«La gente paga alquileres desorbitados para poder vivir frente al mar. Yo no pago facturas y tengo una vida maravillosa aquí», explica Matolias, radiante a sus 44 años. Su espacio para vivir se reduce a tres metros cuadrados, casi completamente ocupados por su enorme colección de libros. Vendiendo ejemplares de segunda mano y posando junto a los turistas y los curiosos que desean fotografiarse con él, Marcio obtiene lo suficiente para ganarse la vida y cumplir su sueño de estar siempre cerca del mar.

Cada día hace ajustes y reparaciones en su castillo para evitar que se deteriore. Asegura que para diseñarlo se inspiró en en los trabajos del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer y del español Antoni Gaudí. ¿Inconvenientes? De vez en cuando le agobia el calor que acumula la arena. «Algunas noches es imposible dormir aquí y me voy a casa de un amigo», reconoce Marcio. Eso sí, en cuanto sale el sol regresa a su hogar. «Me espanta estar dentro de una casa. Me gusta lo efímero, no obsesionarme con lo que es mío como hacen los demás», sentencia El Rey de la Playa.

ABC

Compartir

Artículos recientes