09222018Headline:

El PJ pampeano votaría en contra de los allanamientos a Cristina

Cambiemos confía en autorizar este miércoles los allanamientos a los domicilios de Cristina Kirchner por la causa de los cuadernos con el aporte de una decena de justicialistas, neuquinos y salteños.

Senadores y senadoras de Cambiemos confían en contar con los votos para habilitar los allanamientos a domicilios de la ex presidenta Cristina Fernández, luego de que se redujera la comitiva que iba a viajar a Paraguay, para la asunción del nuevo presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez.
Sólo viajará Humberto Schiavoni, pero volvería a tiempo junto a la comitiva presidencial. El resto tenía su propio itinerario y un almuerzo con colegas paraguayos que Federico Pinedo obligó a cancelar de urgencia porque los números no le daban. El último en anular su pasaje esta tarde fue Julio Cobos.

Aún así, el oficialismo llega con dos bajas y un techo de 24 votos propios (habrá dos ausentes por temas personales), 13 menos que la mayoría simple necesaria para abrir la sesión y habilitar los allanamientos a la ex presidenta. La principal ayuda la dará Miguel Pichetto y al menos 9 de sus 23 dirigidos: Mario País, Dalmacio Mera, Omar Perotti, Carlos Caserio, Carlos Espínola, Rodolfo Urtubey, Eduardo Aguilar, Alfredo Luenzo y, aún en duda, Guillermo Snopek, señala el portal La Política Online.

La mayoria de los demás protegerían a Cristina y lo hicieron saber el último jueves cuando impidieron el quórum en la sesión que iba a tratar los allanamientos y debio postergarse hasta este miércoles. Sólo para este tema, conforman un núcleo duro integrado por los formoseños José Mayans y Teresa González, los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango, los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin, los entrerrianos Pedro Guastavino y Singrid Kunath.

No están sólos: la catamarqueña Inés Blas, cercana a la gobernadora Lucía Corpacci, se niega a votar contra Cristina y abrió un duelo interno con Mera, referente del PJ tradicional. Rubén Uñac, hermano del gobernador de San Juan, no quiso firmar el dictamen de los allanamientos y arrastraría a su coterránea Cristina López Valverde. Los fueguinos José Ojeda y Julio Catalán Magni (cercano a Florencio Randazzo), tampoco aparecieron el jueves.

Aun sin ayuda de algún peronista más (¿Aparecerá Carlos Menem?) Cambiemos alcanzaría la mayoría con el aporte de los salteños Juan Carlos Romero y María Fiore Viñuales (el rival de Urtubey y su aliada de siempre), los neuquinos Lucila Crexell y Guillermo Pereyra (fueron el jueves).

Los tres senadores de Santiago del Estero todavía están en el recuento de votos de sus elecciones municipales del último domingo y sus voceros aseguran que difícilmente ocupen sus bancas. Quien sí almorzará en Asunción con legisladores paraguayos es Maurice Closs, ex gobernador de Misiones. Su coterránea, Magdalena Solari Quintana, estará pero votará en contra.

El viaje a Paraguay alteró las negociaciones porque una decena de senadores estaban invitados, esperaron una orden clara para bajarse y la falta de una respuesta rápida abrió un sinfín de especulaciones. En la Casa Rosada no hay una visión homogénea sobre el affaire de los cuadernos: para un sector sólo es posible una reelección de Mauricio Macri con Cristina Kirchner enfrente y el plan se altera si la causa avanza, ordenan su detención y el Senado cede las presiones para quitarle los fueros.

Fue la secuencia que soportó Julio De Vido en Diputados: esa Cámara habilitó los allanamientos a sus propiedades y luego de un intento fallido, el peronismo de los gobernadores se unió en octubre y levantó la mano para enviarlo a prisión.

El dictamen para habilitar los allanamientos a Cristina fue aprobado en una tensa reunión de la comisión de Asuntos Constitucionales y con la firma de sólo dos senadores del justicialismo: Urtubey y Mera, que poco antes se habían sacado chispas con sus pares en una reunión de bloque.

El despacho final fue suave: se borró el permiso para irrumpir en el despacho de la ex presidenta en el Senado y le exigieron al juez Claudio Bonadío aclarar el motivo para entrar a sus casas. El juez envió la causa completa pocas horas antes de la sesión del jueves y ayer dispuso un allanamiento en los departamentos vecinos a la ex presidenta, en Recoleta, que para muchos senadores fue un apriete. Cristina se despachará contra el magistrado desde su banca.

Después de este tema, se tratará la ley de extinción de dominio, que reemplaza al viejo al decomiso y permite expropiar bienes originados por una serie de delitos como la corrupción y el narcotráfico.

Diputados lo aprobó hace dos años, para el justicialismo carece de garantías mínimas y tras dos meses de negociación intensa sigue sin acordar un texto común con Cambiemos, presentaron dictámenes diferentes y cada uno punteará aliados para imponerse.

En Cambiemos creían que el PJ iba a negociar con el kirchnerismo, porque sus propuestas son parecidas. Puede ser una pelea en vano, porque Diputados podrá ratificar la versión original de la ley con una mayoría simple.

Compartir

Artículos recientes