05312020Headline:

Falleció el vecino de Huinca Renancó infectado con coronavirus

El caso había levantado polémica no solo en la sureña localidad cordobesa. En varias localidades de La Pampa tomaron medidas restrictivas con viajantes de ese lugar, lo que despertó el repudio el intendente huinquense Oscar Saliba.

Este domingo se conoció que falleció el vecino de Huinca Renancó, Ignacio Miguens, infectado con coronavirus. Miguens se habría contagiado por su esposa, que arribó de México luego de visitar a un hijo. Es la segunda muerte en la provincia mediterránea y la número 45 en el país.

En la sureña localidad del sur cordobés, lidera con La Pampa, se había generado una fuerte polémica luego de que el caso de ambos diera «positivo» de COVID-19. Varios vecinos vieron a la pareja no respetar la cuarentena obligatoria en los días previos.

Miguens -de 65 años- no había manifestado graves síntomas en los primeros días del postcontagio, sin embargo el pasado 25 de marzo fue trasladado a la ciudad de Río Cuarto porque su cruadro de salud se había agravado. Allí, luego de algunos días internado, sufrió una crisis respiratoria y falleció.

El debate llegó incluso a La Pampa: varias localidades del norte provincial aplicaron severas restricciones a los viajantes provenientes de Huinca. La situación llegó a tal punto que el intendente huinquense, Oscar Saliba, salió a repudiar esa situación y las fuertes declaraciones del jefe comunal de Intendente Alvear, Juan Cruz Barton, quien afirmó que «llegar desde el sur de Córdoba es lo mismo que llegar desde España».

Los transportistas cordobeces también hicieron escuchar su enojo. Diego Zabala, un viajante de mercadería huinquense, relató a Cabledigital lo que fue prácticamente una odisea al realizar su rutina semanal por pueblos de La Pampa.

“Es humillante la forma en que nos tratan y como te miran, cuando nosotros estamos llevando la comida para que la gente se quede en la casa”, se quejó el viajante de Huinca Renancó. “Tanto en Rancul como Parera no nos dejaron entrar a los pueblos y tuvimos que descargar toda la mercadería en la ruta”, explicó.

“En Luiggi nos dejaron entrar pero los propios comerciantes se comunicaron a la radio alertando que no ingresara gente de Huinca al pueblo. Además, muchos se cruzaban de vereda para no tener roce con nosotros, prácticamente estuvimos todo el día sin comer”, relató angustiado el viajante.

Pero el norte no es el único lugar de conflicto. “Pudimos llegar a Victorica y al comunicarnos con un suboficial de la Policía, directamente nos dijo que no nos podían dejar entrar, nos dejaron tirados en la ruta, como un perro, muy mal se portaron en esta localidad. Nos dijeron que no nos podíamos bajar del camión, y nos dejaron comida a unos metros”, se quejó.

Luego se hizo presente el intendente, quien facilitó un polideportivo para que los transportistas pudieran bañarse y comer.

«Nosotros también estamos expuestos, pero tenemos que seguir trabajando, esperemos que esta situación cambie», concluyó el viajante cordobés.

El Diario

Compartir

Artículos recientes