01272020Headline:

Hay 69 pampeanos que esperan un trasplante

El Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) especificó, en un informe al que accedió Télam, que el total de procesos de donación de órganos “creció un 26% con respecto al año anterior, pasando de 701 en 2018 a 883 en 2019”.

La tasa de 19,6 donantes por millón de habitantes alcanzada por Argentina “se acerca por primera vez a la del promedio anual de donantes de los países de la Unión Europea, que se ubica en 22,2 por millón de habitantes”, añadió el organismo.

La estadística oficial de 2019 determinó que de los 1945 trasplantes de órganos realizados, 1227 fueron renales, 459 hepáticos, 118 cardíacos, 69 renopancreáticos y 36 pulmonares. También hubo 19 hepatorenales, 5 cardiorrenales, 5 pancreáticos, 3 intestinales, 3 hepatointestinales y 1 cardiopulomar. Asimismo, se concretaron 1709 trasplantes de córneas.

También el Incucai informó que en el año que terminó fueron 13 las provincias que superaron la media nacional de donantes. Se trata de Formosa, Tucumán, Entre Ríos, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Tierra del Fuego, Neuquén, Santa Fe, Santiago del Estero, Córdoba, Misiones, Mendoza, San Luis y La Rioja.

Los donantes fueron generados por la intervención de los profesionales y técnicos de 260 hospitales de todo el país. El resumen destacó que el 76% de los procesos con donación de órganos se concretó en establecimientos sanitarios de dependencia pública.

Para que sea récord la cantidad de trasplantes fue muy importante la sanción de la ley 27.447, conocida como Ley Justina, aprobada por unanimidad en ambas Cámaras en julio del año 2018. La misma afirma que todas las personas mayores de edad son donantes, a menos que hayan expresado lo contrario.

El caso de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que murió a la espera de un trasplante de corazón el 22 de noviembre de 2017, movilizó a la sociedad e impulsó un debate a favor de la donación de órganos que culminó en ley. Antes de la ley, un 42% de los argentinos afirmaba no estar dispuesto a donar, mientras que hoy solo el 17% expresa no querer ser donante. La norma fortaleció el sistema de procuración, y agilizó y simplificó los procesos de donación y trasplante.

Fuente El Diario

Compartir

Artículos recientes