05312020Headline:

Kohan: “Los estábamos esperando, no hay que considerar los diagnósticos como una mala noticia”

El ministro de Salud de la provincia, Mario Kohan, señaló que los nuevos casos confirmados en La Pampa fueron “lo esperado” porque se trata de personas con estrecha relación con el primer paciente internado por COVID-19.  

La Pampa tiene dos nuevos casos confirmados de coronavirus COVID-19 y, la novedad, ameritó el inmediato análisis del ministro de Salud pampeano, Mario Kohan. Si bien la noticia generó la lógica atención de la mayoría de los pampeanos, para el máximo referente de Salud en la provincia no resulta más que la confirmación “para la estadística” señalando que tales resultados estaban siendo esperados en base a la cercanía que las dos personas tenían con el primer paciente internado.
“Es la confirmación de laboratorio que esperábamos, la gente va a tener que no considerar al diagnóstico como una mala noticia” señaló. “No fue ninguna sorpresa para nosotros, ya que (el nuevo afectado) es un matrimonio que viajó junto al otro matrimonio, estuvieron todo el tiempo juntos, recorrieron los mismos lugares, por los cuales la posibilidad de contagio era altísima. Por eso, más allá de la internación que requirió el primer paciente (cuya esposa permanece asintomática pero incluida en la rigurosa cuarentena), hicimos un seguimiento de todos con el equipo médico a través de los distintos dispositivos” señaló.
“Todo el grupo estaba en aislamiento, ellos mismos fueron muy responsables, bajaron del avión y viajaron hasta Santa Rosa en su propio vehículo, se encerraron en el domicilio y dieron aviso inmediato al sistema que los puso en aislamiento desde el primer día. Una tomografía, en el primer caso, detectó una neumonía y se definió la internación en un ámbito normal no requiriendo asistencia respiratoria sofisticada” sostuvo haciendo un relato histórico de los tres casos puntuales.
Más adelante explicó que los componentes del matrimonio con confirmación reciente tiene entre 35 y 45 años y reiteró el pensamiento de “no tomar dramáticamente que den positivos los estudios que se están haciendo, tanto para la provincia como para el país, porque lo que esperamos desde el punto de vista epidemiológico es que el número de pacientes vaya creciendo. Por eso, lo que intentamos con esta cuarentena de aislamiento social preventivo y obligatorio es que el número de contagios sea el menor posible, de ocurrir que sea en forma lenta, y los casos sean menos severos”.
Esto, aseguró, “nos va a permitir a todos tener una respuesta sanitaria adecuada. Esta es una pandemia, vamos a tener casos, vamos a contarlos porque epidemiológicamente corresponde pero esto no es un partido de básquet donde uno sigue el tanteador, vamos a llegar un momento en que las personas que den positivo no sé si valdrán la pena que sea de conocimiento del ciudadano común, sí será mucho más útil para el sistema de salud para el seguimiento de la epidemia a nivel nacional”.
De paso aprovechó a recordar a la comunidad que “el 85% u 86% de los pacientes van a tener cuadros virales gripales comunes que van a pasar desapercibidos o con pocos síntomas, y ese es el peligro ya que el no tener síntomas muchos pacientes multiplicaron rápidamente la transmisión viral, como sucedió en Europa”.
En ese sentido consideró que la Argentina “tomó una decisión muy oportuna al generar el aislamiento social obligatorio para cortar esa cadena de transmisión, pero esto no quiere decir que no vayamos a tener gente con diagnósticos positivos de coronavirus”. Retomó que en el caso de los pacientes pampeanos infectados “pasaron por toda la zona de contagio posible, por eso no sorprende para nada esta noticia”.

Capacidad de respuesta
El ministro reiteró que “casos vamos a tener, nos estamos preparando para eso, la provincia está haciendo un trabajo muy serio, estamos avanzando razonablemente y podemos tener un moderado optimismo tanto en el número de casos como en la capacidad de respuesta del sistema de salud provincial pública y privada. No hay que ser exitistas, el optimismo modesto que yo tengo es tiene que ver con el comportamiento de nuestro país en cuanto al contexto epidemiológico. Las medidas de restricción, la mayoría de los países más complicados tardaron 45 días, nosotros tomamos las decisiones de limitación los primeros 15 días de haberse conocido el primer caso en el país y este es un dato muy alentador, a eso me refiero cuando digo que soy moderadamente optimista, pero no soy adivinador, no sé lo que va a pasar. No se tienen que decepcionar los ciudadanos, porque de aquí hasta la primera quincena de abril el número de casos en la Argentina tiene que ir creciendo, es lo que se espera, por ahora venimos bien”.

Autocuidarse
Finalmente, Kohan reiteró la necesidad de continuar con el proceso de aislamiento porque a través de él “se ha logrado tener beneficios, fíjese que Brasil tiene en promedio 9 casos más que nosotros, ese es un dato alentador de que las cosas aquí se están haciendo bien”.

Compartir

Artículos relacionados