09152019Headline:

Reunión a boina caliente en el Comité: Marino le exigió la renuncia del Senado a Agón, el electo diputado que fue condenado por estafas

Los radicales tuvieron un álgido encuentro esta noche en Santa Rosa, y no sólo en materia de discusión política. Es que en medio del debate por el futuro del partido y la postura de los convencionales en la reunión nacional del lunes, se coló el tema de la publicación de dosbasesque dio cuenta que Mauricio Agón, electo diputado provincial y quien fue condenado en el año 2000 por 12 estafas, también percibía 1.500.000 de pesos anuales como asesor A-3 del Senado. Así fue que Marino, presente en el encuentro junto a Agón, le exigió su renuncia al cargo, al tiempo que habrían postergado para más adelante la discusión para establecer si le allanan el camino para que asuma en diciembre.

Mañana tendremos las novedades políticas y sorpresas. En lo concreto, el partido está discutiendo un giro fuerte de cara al futuro: Existe la seria posibilidad que la UCR local rompa en la provincia con Cambiemos. Volvería la lista 3. Pero para eso hay tiempo, lo destacado de la noche fue la fuerte postura de Marino, que ya pidió la renuncia de Agón ante el debate que se armó por nuestra publicación.

El electo diputado, perteneciente al sector blanco de Juan Carlos Marino, en 2000 fue condenado por la justicia por 12 estafas, falsificación de instrumento privado y ejercicio ilegitimo de la profesión. Se hacía pasar por contador. Luego se recibió de abogado y logró la suspensión del juicio a prueba.

El Senado confirmó, paralelamente, que presta servicios como «asesor» de Marino. Supuestamente, en 2016, la vicepresidenta Gabriela Michetti limpió de ñoquis la cámara alta. Agón sería a esta altura un raviol, dado que desde hace más de una década percibiría esa remuneración.

De acuerdo a los registros del propio Senado, Agón figura como asesor clase A3 y su número de legajo es 22733, lo que da cuenta de su extensa antigüedad comparado con el resto de los asesores. El sueldo supera los 100 mil pesos: Con beneficios implica un millón y medio de pesos anuales… Y sin que se le conozcan tareas. Y es que suena lógico: resultó electo sin hacer campaña.

Fuente Dos Bases

Compartir

Artículos recientes